La carretera del terror Día#2

Actualizado: 4 de abr de 2019

La inexperiencia y notavez me cobró una costosa factura en mi segundo día de ruta.
Estaba un poco desconcertado porque cuando preparé las rutas con anterioridad, había planeado avanzar aproximadamente 80 kilómetros diarios, pero ya sobre la ruta me di cuenta que el peso de mi “bicla” Andy no me iba a dejar avanzar como lo había planeado. Y muchos menos, considerando la terrible carretera que elegí para viajar de Guanajuato capital a San Miguel de Allende.

Por quererme ahorrar la vuelta por la autopista de cuota Irapuato, Salamanca, Celaya San Miguel de Allende, opté por la carretera libre…. ¡Pero fue la peor decisión!
Después de despedirme de los amigos bomberos de Guanajuato, y del capitán Luis Hernández, me preparé para dejar la primera capital de las 32 que planeo visitar en este proyecto Embíclate México.

Cuando iba en la carretera, nunca antes había sentido tanto miedo. 
De los 72 kilómetros de distancia que me separaban de mi destino, los primeros 40 eran de pura subida… y pedaleando los casi 80 kilos de peso, con una carretera sin acotamiento y con bastante tráfico pesado, las más de 9 horas de pedaleo fueron terroríficas.

Y no conforme con esos factores, se me ponchó la llanta trasera, pues cada vez que pasaba un vehículo pesado me tenía que salir de la carretera, pero me obligaba a pisar el terreno contigüo lleno de vidrios, fierros y espinas… y justamente una de esas se clavó en mi llanta trasera.

No hay cosa que baje más la moral que una llanta ponchada, pues repararla significa tener que vaciar las alforjas, sacar las herramientas, voltear la “bicla”, sacar la llanta, cambiar la cámara y volver hacer el ritual a la inversa. Hasta dejar lista otra vez la “bicla” para seguir la ruta.

Sin embargo, uno de las intenciones y principios de este Proyecto es ser sustentable y lo más autónomo posible… resolver con medios propios las dificultades que se presenten en el camino.



Sustentabilidad: Testimonio de poder valerme por sí mismo, con los mínimos recursos y administrando al máximo los disponibles. Sustentable con los recursos renovables y los no renovables. Preservando el medio ambiente, en beneficio de todos y del ecosistema en el que me involucre.
https://www.embiclatemexico.com/mision-y-valores

Pero también, otros de los valores de Embíclate México es la resiliencia.
Resiliencia: Demostrar mi capacidad de superar las adversidades y saber vencer y reponerme a los traumas, amenazas o fuentes de riesgo y tensión significativos que se presenten en el camino.

Son valores un tanto difícil de poner en práctica, sobretodo cuando no estás acostumbrado en el día a día a ejercitar esos valores humanos… sin embargo, andar en ruta, en medio de la nada, casi sin dinero y cansado, te obliga a adoptar esos valores, pues no te queda otra opción. Es casi casi algo como por supervivencia.

Logrado el proceso de reparar a llanta, seguí mi trayecto y hasta casi mitad del camino, la recompensa fue una alargada carretera de pura bajadita, casi hasta a San Miguel de Allende.

Creyendo que ya no faltaba mucho, me detuve a comer. Compré tortillas, aguacate y con un sabroso chile serrano disfruté de unos ricos tacos de aguacate. Pero también me hice una sopita de pasta para agarrar un poco de fuerza para el último jalón.

Inevitablemente el Sol se ocultó y los últimos 9 kilómetros hacia mi meta se me hicieron los más largos del recorrido y a oscuras. Para entonces la pila de mi celular se agotó.

Hasta que por fin, casi a las 9 de la noche, logré llegar con mis contactos y amistades en San Miguel, para descansar y disfrutar de las bondades de las excelentes anfitrionas Nora y Alma.


Sin duda, una jornada extenuante, pero de mucho aprendizaje que me van forjando los valores y también las nuevas políticas para situaciones similares, como por ejemplo:



1.- No circular por carreteras sin acotamiento nunca más.


2.- Salir a ruta lo más temprano posible.


3.- No salir sin por lo menos dos cámaras de repuesto.


4.- Que nunca falte el espejo retrovisor.


5.- El uso del casco, por supuesto.



Seguro estoy que habrá más y más aprendizajes… solo espero que no sean en lecciones tan intensas y exhaustivas.


La carretera del terror

 --- Día #2 Embíclate México

GUANAJUATO-SAN MIGUEL DE ALLENDE.


CARRETERA LIBRE-SIN ACOTAMIENTO.


76 KILÓMETROS.


NIVEL DE PELIGROSIDAD- MUY ALTO.


INCIDENCIAS- UNA PONCHADURA.



#embiclatemexico #cicloturismo #enbiclapormexico #cicloviajero #guanajuato #sanmigueldeallende

https://youtu.be/C1X4DPATRRk

¿Te gustaría apoyarme para continuar con el proyecto?