Pasé dos noches como preso voluntario -- Día #11

Hasta el día de hoy había dormido en iglesias, albergues, estaciones de bomberos o al aire libre en plena naturaleza, pero nunca me había imaginado que dormiría en ¡una cárcel!



Al llegar a la ciudad de Salinas de Hidalgo, luego de 78 kilómetros de pedaleo, me fue directo a la Presidencia Municipal, a buscar apoyo para conseguir un lugar dónde pasar esa noche.

Las oficinas municipales estaban cerradas, pero buscando, buscando, encontré a una colaboradora municipal que seguía en sus labores, en el departamento de contraloría.


Gracias a Cyndi Barrera conseguí me remitieran a la barandilla municipal, en donde pasé las siguientes dos noches. No en unas celdas en donde encierran a los delincuentes menores y malportados, sino en unas oficinas contiguas dentro de las instalaciones de esas prisiones preventivas.

Aprovechando que en la prisión, además de ofrecerme café y merienda, tuve la oportunidad de conectarme a internet, me puse a editar algunos videos y a compartirlos en redes sociales y mi página oficial www.embiclatemexico.com


Para llegar a Zacatecas, capital, aún me faltaban 90 kilómetros, demasiados para los 50 en promedio que pedaleo diariamente. Por lo que tenía previsto llegar a una población previa llamada Pánfilo Natera, o La Blanca, a pasar la siguiente noche, para luego dar el último jalón hasta la capital minera.


Sin embargo, al día siguiente y ya con mi bicla equipada y lista, algunas personas no me recomendaron que me quedara en Pánfilo Natera, ni siquiera en la comandancia de Policía, por temas de inseguridad. Así que tuve que abortar mi salida de esa mañana y me quedé otra noche más en Salinas para agarrar fuerzas y preparme para una pedaleada de 90 kilómetros al día siguientes, hasta Zacatecas.


Tuve el gusto de convivir con algunas personas salineses, como Doña Carmen, quien en su afamado negocio de comida me estuvo deleitando con algunos platillos deliciosos que me cargaron de energía para mis próximas aventuras.

Al día siguiente, aunque la mañana estaba un poco fresca y desangelada, tuve que agarrar mi bicla y ponerme sobre la carretera a Zacatecas para enfrentar los siguientes pesadísimos 90 kilómetros ¡de pura subida!


La verdad, me di cuenta que la falta de Sol me afectó anímicamente, y me costó muchísimo trabajo levantar el vuelo. No fue hasta casi a la mitad del camino que, luego de terapiarme con algunos audios que me ha enviado mi coach y amigo Antonio Mendoza, nivelé mi estado anímico y sicológico para seguir pedaleando con energía y entusiasmo… pero justo cuando en ese proceso estaba, empecé a tener que luchar contra un fuerte viento en contra que no me dejaba avanzar con rapidez, pues ahora sí tenía el tiempo encima antes de que llegara la noche… fría noche típica zacatecana.


Pero el resto del recorrido lo contaré en la siguiente entrega Día #12: SALINAS DE HIDALGO- ZACATECAS.


🚴‍♂️MEXQUITIC, SLP --- SALINAS DE HIDALGO, SLP. 🚴‍♂️

78 KMS POR CARRETERA FEDERAL 49 A ZACATECAS.




#embiclatemexico #obesidadinfantil #cicloturismo #cicloturista #sanluispotosí #salinasdehidalgo #noalaobesidadinfantil





¿Te gustaría apoyarme para continuar con el proyecto?